La historia comienza al ras del suelo: sedentarismo y urbanización

Escrito por pedrosotom 18-05-2009 en General. Comentarios (0)

Cuando el hombre por fin se hizo sedentario, y cuando tuvo animales domesticados, cambiò la manera de viajar y los motivos para hacerlo. Ya no se trataba de ir a buscar de un lugar en el cual se pudiera proteger de la naturaleza o de otos grupos humanos. Sino de explorar y conocer los alrededores a su lugar de residencia para saber con que recursos contaba para sobrevivir y cómo transportarlos hasta su hogar. Entonces tuvo que desarrollar sus precarios medios de transporte, él mismo, sus animales de carga demesticadosm los primeros carros, para adecuarlos a la topografía, la distancia a recorrer y el tipo de carga a trasladar. Igual cosa sucedió al interior de los primeros poblados, cuando estos empezaron a crecer y a conformarse distintos barrios con actividades especializadas (barrio de artesanos, barrios de herreros, de agricultores, de gobernantes, zona de mercado, etc). Entonces  hubo tambien que empezar a diseñar rutas internas de pasaje y carga para llevar o traer suministros, herramientas, instrumentos, mercancías, y demás bienes. Paralelamente hubo que ir creando medios de transportes adecuados para el traslado de personas, así como el transporte de los distintos tipos de bienes. Los medios de transporte fueron evolucionado, perfeccionándose y diversificandose en un largo proceso histórico que por supuesto aún no termina. Como los deseos y necesidades humanas se  recrean y renuevan constantemente, hay siempre una motivación para inventar y crear nuevos medios o nuevos tipos de transporte que cumplan con las expectativas. Al llegar la modernidad y con ella las grandes exploraciones a nuevos teritorios del planeta, la produción masiva de productos y su comercialización igualmente masiva de biene y el dearrollo de las ciudadaes hasta alcanzar las dimensiones de veraderas megalópolis, las necesidades de transporte crecieron aún más y se volvieron más complejas y sofisticadas. Los viejos carromatos o diligencias resultaron del todo insuficientes y hubo que imaginar y construir vehìculos con mayores capacidades de carga de productos y mercancías, así como de personas; que fueran más grandes, más potentes, con mayor capacidad de carga, más eficientes y seguros y confiables. Apareció el tren y el tranvía con mucha capacidad de transportar. Y finales del siglo XIX el automóvil del que más adelante derivarían los autobuses y camiones de carga. que pemitirían más libertad y flexibilidad para el traslado de personas y mercancías dentro de la ciudad y entre distintos poblados, por cierto, cada vez más lejanos. Rn los lugares donde existían rios, lagos o el mar, se fue desarrollando la transportación, lacustre y maritima, aparecieron desde las peueñas lanchas hasta los enormes trasatlánticos y los enormes buques de carga.Ya entrado el siglo XX, apareció el avión, y siguiendo la misma regla de desarrollo, se diseñaron y contruyeron desde pequeños aviones frágiles e inseguros, hasta los actuales jets de grandes dimensiones que surcan los aires de un lado a otro del planeta en los que se puede viajar muy cómodamente.El talento, la imaginación, la creatividad del hombre, su ingenio y capacidad constructiva han estado presentes a lo largo de cientos de años para crear nuevos medios de transporte para una gran variedad de usos y la satisfacción de incontables necesidades y deseos humanos. 

Paradojicamente, la vida sedentaria y la urbanización dieron un gran  impulso al desarrollo de los medios de transporte, porque aunque ya el hombre pudiera identificar un lugar fijo de residencia o trabajo éstos, con el paso del tiempo, con la industrilización y el desarrollo de la economía de mercado, tendieron a separarse y ubicarse en distinto lugar, a veces en sitios muy distantes unos de los otros. La separación de esas actividades: descanso, recreaci-on, trabajo, educación y la división creciente del trabajo, sin duda están en el origen el desarrollo de los medios de transporte moderno en la ciudad, entre provincias y entre naciones.